Receta de falafel congelado

Receta de falafel congelado
','

' ); } ?>






El falafel es una deliciosa opción vegetariana o vegana que se ha vuelto muy popular en todo el mundo. Es una excelente alternativa a la carne y se puede disfrutar de diferentes maneras, ya sea en un wrap, en una ensalada o simplemente como aperitivo. En esta receta, aprenderás a preparar falafel congelado, perfecto para tener siempre a mano y disfrutar cuando quieras.

Ingredientes que usaremos

  • 500g de garbanzos en remojo
  • 1 cebolla pequeña
  • 3 dientes de ajo
  • 1/2 taza de perejil fresco picado
  • 1/2 taza de cilantro fresco picado
  • 2 cucharaditas de comino molido
  • 1 cucharadita de cilantro molido
  • 1/2 cucharadita de pimienta de cayena (opcional)
  • 2 cucharadas de harina de garbanzo
  • Aceite para freír
  • Sal al gusto

Paso a paso de la Receta de falafel congelado

  1. Escurrir los garbanzos y colocarlos en un procesador de alimentos junto con la cebolla, el ajo, el perejil, el cilantro, el comino, el cilantro molido, la pimienta de cayena (si se desea) y la sal. Procesar hasta obtener una mezcla gruesa pero homogénea.
  2. Añadir la harina de garbanzo y mezclar bien. La harina ayudará a que la mezcla sea más fácil de manejar y mantenga su forma al freír.
  3. Formar pequeñas bolitas con la mezcla y colocarlas en una bandeja para hornear forrada con papel encerado. Asegúrate de dejar suficiente espacio entre ellas para que no se peguen.
  4. Refrigerar las bolitas de falafel durante al menos 1 hora. Esto ayudará a que se endurezcan y sean más fáciles de manipular al momento de congelar.
  5. Calentar suficiente aceite en una sartén a fuego medio-alto.
  6. Freír las bolitas de falafel congeladas durante 3-4 minutos por cada lado, o hasta que estén doradas y crujientes. Retirar del aceite y colocar sobre papel absorbente para eliminar el exceso de grasa.
  7. Dejar enfriar completamente antes de transferir las bolitas de falafel a una bolsa de congelación. Etiqueta la bolsa con la fecha y guárdala en el congelador.

¡Y eso es todo! Ahora tienes falafel congelado listo para disfrutar en cualquier momento. Para servir, simplemente saca la cantidad deseada de bolitas del congelador y sigue las instrucciones de cocción que prefieras. Puedes hornearlas, freírlas o incluso usarlas en preparaciones al horno. ¡Disfruta de esta deliciosa y versátil receta vegetariana o vegana!


Deja un comentario